Una pequeña presentación

Los Mínimos y Máximos de Félix Esteves es una casa, un hogar, construido con amor, esfuerzo, dedicación y hasta con aburrimiento. Tiene muchas puertas donde todos pueden entrar. Tiene muchas habitaciones, donde de seguro en algunas podrás sentirte cómodo, y en otras, tal vez contrariado y hasta… por qué no… molesto. Sin embargo su propósito no es agradar ni molestar, no es ganar amigos ni enemigos… de todas maneras ambos son bienvenidos; su fin es mostrar y demostrar lo variopinto de una mirada, la pluralidad de una cosmogonía a través de mi “micromundo”, de lo exterior visto y sentido desde mi interioridad… es un grito contra la discriminación, es un arrullo de amor a la diversidad, es mi tarjeta de presentación como ser humano, como hombre, como gay y miembro de la comunidad LGBT... tal vez es algo más… no lo sé… aún lo estoy averiguando.

Félix Esteves

Amigos de Los Mínimos y Máximos

martes, 25 de mayo de 2010

EL STRIPPER


Estaba desempleado, llevaba seis meses de graduado de Derecho y todavía no conseguía un empleo fijo, apenas lograba redactar una vez por semana algún documento legal que le permitía subsistir. Quería acabar con su mala racha y siguiendo los consejos de un amigo que ganaba buen dinero se dedico a cultivar su cuerpo para ejercer como stripper. Ahora pasaba el día en su minúsculo apartamento del centro haciendo press de pecho con una barra improvisada para aumentar unos centímetros, miles de sentadillas para fortalecer los glúteos, todas las tardes se trasladaba al parque más cercano donde se había improvisado un gimnasio al aire libre y allí construía fuertes bíceps y cuádriceps, trotaba como loco y culminaba el día con una extenuante ejercitación de abdominales que en muy poco tiempo definieron su estomago en marcados cuadritos que parecía una deliciosa barra de chocolate; en menos de lo que se esperaba se convirtió en todo un Schwarzenegger cualquiera. Ya podía poner el anuncio en la prensa ofreciendo su cuerpo como stripper para despedida de solteras y fiestas privadas exclusivamente para mujeres.
El teléfono sonó y corriendo contestó, porque aquel sonido le auguraba a su parecer buena suerte. Efectivamente era una mujer que solicitaba los servicios de un joven hermoso y fornido para animar a una amiga que apenas llevaba dos días de divorciada, y en el club las preocupadas compañeras querían agasajar a la pobre mujer desconsolada. Todos los detalles se cerraron vía telefónica, el pago sería de Mil Quinientos Bolívares Fuertes por una hora de exótico baile y acordaron que el joven fuera vestido de Futbolista, pues la fiesta era tipo Sudáfrica 2010 y por supuesto tenía que haber un sensual jugador de soccer. Para el no fue problema, tenía la ropa adecuada, porque en sus años de universidad practicaba el deporte en el club universitario y tenía además unas franelas del conjunto Albiceleste y una del Real Madrid, además de la del Club Nacional la Vinotinto.
Llegó la noche de la fiesta, y mientras esperaba en un saloncito veía en secreto las señoras arribar al Club, eran mujeres ya mayores donde muchas podían ser su madre y otras sus abuelas, él tenía apenas veintidós años cumplidos, se froto todo el cuerpo con aceite aromático, se puso un pequeñísimo hilo dental y encima su uniforme de futbolista. Había pasado todo el día anterior practicando movimientos sensuales para cautivar al público femíneo que de seguro caería rendido a sus pies y le proporcionarían una jugosa propina.
Salió de su escondite al ritmo de la música del mundial y con sus contoneos empezó a mostrar sus fornidas piernas, sus gruesos brazos, su cadera se meneaba con la agilidad del que hace el amor a diario, las mujeres gritaban enloquecidas por aquel adonis que se le ofrecía a toda su plenitud, las damas saboreaban sus labios al compas del liliputiense hilo que sostenía el poderoso miembro del muchacho que se había excitado por el manoseo excesivo de las señoras que ya no podían contener su pasión, empezaron a rechinar los dientes, las mandíbulas sonaban como maracas y cuando el joven se disponía a terminar su primer baile, las mujeres histéricas y en un solo frenesí se lanzaron en bandada, en jauría sobre el muchacho, descuartizándolo, desgarrando sus músculos, bebiendo de su sangre comiendo de sus nalgas, de sus pantorrillas, de sus aumentados pectorales... no quedo nada, solo huesos y las vísceras que más tarde recogieron. La fiesta había sido todo un éxito y el Club de Damas Antropófagas quedaron complacidas con aquella reunión mensual, ahora le tocaba a la destacadisima Dama de Sociedad Paquita Meléndez de Echeverría Balbuena preparar la próxima comilona.
Por Félix Esteves

2 comentarios:

  1. soy de rol versátil mas pasivo serio y discreto, soy blanco, alto , peso promedio, ojos negros , cabello corto negro, soy higiénico, graduado universitario, vivo con mis padres, mi familia nada sabe, mi edad es 34 años, sitio para un encuentro privado no tengo. para contactarme mi numero de celular 0416-7927794 Maturin Edo monagas , venezuela
    facebook:
    http://facebook.com/ronaldjose.martinezrondon

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...