Una pequeña presentación

Los Mínimos y Máximos de Félix Esteves es una casa, un hogar, construido con amor, esfuerzo, dedicación y hasta con aburrimiento. Tiene muchas puertas donde todos pueden entrar. Tiene muchas habitaciones, donde de seguro en algunas podrás sentirte cómodo, y en otras, tal vez contrariado y hasta… por qué no… molesto. Sin embargo su propósito no es agradar ni molestar, no es ganar amigos ni enemigos… de todas maneras ambos son bienvenidos; su fin es mostrar y demostrar lo variopinto de una mirada, la pluralidad de una cosmogonía a través de mi “micromundo”, de lo exterior visto y sentido desde mi interioridad… es un grito contra la discriminación, es un arrullo de amor a la diversidad, es mi tarjeta de presentación como ser humano, como hombre, como gay y miembro de la comunidad LGBT... tal vez es algo más… no lo sé… aún lo estoy averiguando.

Félix Esteves

Amigos de Los Mínimos y Máximos

viernes, 18 de enero de 2013

MEL ODOM... el homoerotismo se viste de Art Deco.


Mel Odom nace el 02 de septiembre 1950, es un artista estadounidense que ha creado portadas de libros para numerosas novelas, en especial varios libros de fantasía, en la cual se encuentra el autor Guy Gavriel Kay, tales como la trilogía de Fionavar Tapestry, Tigana, A Song for Arbonne, y Los Leones de Al -Rassan. Odom fue también el diseñador de la muñeca de Gene Marshall Collectible Fashion.



Odom nació en Richmond, Virginia, y creció en Ahoskie, Carolina del Norte, donde sus padres nutrieron  sus intereses en el dibujo, las muñecas y el arte en general desde muy temprana edad pues desde muy pequeño fue adicto a los libros de arte que poblaban la biblioteca del hogar. Con su visible amor al arte y con la venia de sus padres se especializó en ilustración de moda en la Virginia Commonwealth University y realizó algunos estudios de posgrado en Inglaterra antes de mudarse a Nueva York en 1975.



Su arte distintivamente elegante que nos recuerda fuertemente al Art Deco y en especial a los trazos de Tamara de Lempicka, fue acogido rápidamente en los salones de New York y tuvo un éxito rotundo como un artista comercial, en un primer momento a través de ilustraciones eróticas para revistas de orientación sexual como Blueboy, Viva, y Playboy, el último de los cuales lo nombraron “Ilustrador del Año” en 1980. En el mismo año, realiza la portada del libro  Nocturnos para el Rey de Nápoles de Edmund White, que le abrió las puertas de un público más amplio.



Durante la década de 1980, su obra logró un éxito en muchos medios de comunicación comerciales. Él creó portadas de discos para el sello CBS y portadas de libros para numerosas otras novelas, por lo general en los géneros de fantasía, misterio y horror.  Realizó también  ilustraciones para revistas científicas y para el magazine de ciencia-ficción OMNI y en 1989 una portada para la revista Time. También recibió el reconocimiento profesional de sus compañeros, recibiendo la Medalla de Oro de la Sociedad de Ilustradores (categoría Editorial) en 1982 y una medalla de plata (categoría Libro) en 1987. Ha expuesto su obra en la ciudad de Nueva York, en el Museo Cooper-Hewitt y la Sociedad de Ilustradores.



Edmund White escribió en su Introducción a Dreamer: “El trabajo de Mel Odom representa una síntesis original de” ... “dos momentos en la historia del gusto: una recuperación del Art-Nouveau del pasado, sino en un brillante, espacio sin sombras, inocentemente hedonista. En el mundo Mel Odom  ha convertido la perversidad en un placer sincero ... una visión de la utopía”.



En 1990, diseñó un facepaint para Mdvanii, una muñeca 25cm de edición limitada de colección de moda. Aunque su diseño no se utiliza en última instancia para la producción real Mdvanii, la experiencia le renovó su interés infantil en las muñecas y lo llevó a crear una muñeca llamada Gene Marshall y que mide 15,5 pulgadas. La aparición de Gene Marshall, con sus armarios empotrados, se inspiran en el glamour de la época dorada de Hollywood de la década de 1920 hasta 1950. La muñeca hizo su debut comercial en la Feria del Juguete 1995 y fue un éxito inmediato, creando un mercado más amplio para las muñecas grandes de moda totalmente articulada en contraste con la muñeca Barbie ligeramente más pequeña y menos flexible. Desde entonces, Odom ha concentrado sus actividades profesionales en la muñeca de Gene Marshall, regularmente modifica su diseño para crear nuevas variaciones y la creación de muñecas similares compañero para compartir su mundo, como Lord Madra, Waters Violet, y Trent Osborn.

Odom sigue asistiendo a convenciones de coleccionistas de muñecas para hacer presentaciones personales y comprar muñecas para su propia colección, así como para apoyar las causas benéficas. De sus primeros amigos en el mundo del arte, se estima que dos tercios de ellos murieron de sida en la década de 1980. En una convención de muñeca de 1997 dedicado por completo a Gene Marshall, se realizó una subasta benéfica de muñecas de Odom  recaudando más de 30.000 dólares para la Crisis de Salud de Hombres Gay, una organización de servicios para el SIDA.



Volviendo a sus ilustraciones hay que recalcar que los rostros de sus dibujos o pinturas son inolvidables: sus miradas indelebles y fascinantes, están imbuidos de misterio y erotismo. Sus ojos, sobre todo, parecen el vórtice donde las emociones se identifican y se revela. Estas caras de singular belleza parecen retener historias adentro. Estas hermosas ilustraciones aparecieron en las portadas de las novelas y carteles en Nueva York, en un momento en que la ciudad necesitaba belleza para contemplar. Hoy día sus figuras y rostros siguen siendo excesivamente hipnóticos. Uno puede detectar un Odom inmediatamente, los rostros son diferentes a cualquier otro.

Para culminar quiero agregar que su ideal de belleza masculina refleja un divino "amaneramiento" que hace que sus hombres destellen un homoerotismo que se pasea entre la singularidad de un gigolo  de los años 30 hasta los fuertes jóvenes de las ilustraciones de la propaganda de los soviets. Sus hombres se lucen a veces con una masculinidad animal pero al mismo tiempo destilan la dulzura femenina en lo encarnado de sus labios, en las miradas felinas y seductoras. Odom igualmente ha realizado ilustraciones de contenido explicitamente gay como la serie de besos masculinos.


Mel Odom ha logrado crear todo un mundo icónico contemporáneo basado en un arte del pasado como lo es el Art Deco y Nouveau mezclado sutilmente con el mundo excéntrico del Hollywood y la sensualidad pre-Rafaelita estableciendo un nuevo ideal de belleza.

Por Félix Esteves.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...