Una pequeña presentación

Los Mínimos y Máximos de Félix Esteves es una casa, un hogar, construido con amor, esfuerzo, dedicación y hasta con aburrimiento. Tiene muchas puertas donde todos pueden entrar. Tiene muchas habitaciones, donde de seguro en algunas podrás sentirte cómodo, y en otras, tal vez contrariado y hasta… por qué no… molesto. Sin embargo su propósito no es agradar ni molestar, no es ganar amigos ni enemigos… de todas maneras ambos son bienvenidos; su fin es mostrar y demostrar lo variopinto de una mirada, la pluralidad de una cosmogonía a través de mi “micromundo”, de lo exterior visto y sentido desde mi interioridad… es un grito contra la discriminación, es un arrullo de amor a la diversidad, es mi tarjeta de presentación como ser humano, como hombre, como gay y miembro de la comunidad LGBT... tal vez es algo más… no lo sé… aún lo estoy averiguando.

Félix Esteves

Amigos de Los Mínimos y Máximos

viernes, 28 de junio de 2013

LI SU Y SUS OSOS: El Antropomorfismo Inverso o el Oso en el Bosque de Cemento.


Según la mitología el hombre oso es un licántropo que puede aparecer bajo la forma de un oso, de un humano o de un híbrido de ambas especies. En su morfología humana es la de un hombre alto y fornido, musculoso, generalmente con barba y abundante vello corporal; el color de su cabello coincide con el color del pelaje que tiene en su forma ursina. En la forma híbrida su estatura es de hasta 70 cm por encima de la estatura humana, el pelaje y su cabeza se transforma en la de un oso, mientras que la parte inferior de su cuerpo es más parecida a la de un hombre, pero más robusta, vigorosa y musculosa. Como animal no existen muchas diferencias con un oso auténtico, salvo su mayor inteligencia. En esta forma nada puede hacerles daño excepto armas mágicas o de plata. La forma de oso suele desaparecer cuando llega la luz del día.



El fotógrafo Li Su cree firmemente en aquellos seductores licántropos urbanos que con su encantadora robustez han ganado terreno dentro de los ideales de la belleza masculina. Li Su de esta manera  alimenta, nutre y reconstruye el “antropomorfismo inverso” que desde los ochenta ha surgido como subcultura dentro de la comunidad gay. Los osos de Li Su desprenden desde el bidimensional retrato la ternura animal y la sensualidad bruta de aquellas extremas redondeces pobladas de pelos androgénicos que son motivo de culto para muchos y muchas.




Desde la perspectiva de la Modernidad Conductual Li Su hace una analogía, quizás inconsciente, de la forma y horma de estos animales/hombres u hombres/animales que desde su ojo angular viven y conviven en el bosque de cemento de la configurada transpostmodernidad. Li Su acorta el “gran salto” dado por el homo sapiens que los diferenció de los demás animales, para vestir su fotografía dedicada a este tipo de belleza  masculina de un axiomático carácter documentalista donde se reconocen y confunden el naturalismo con el homoerotismo fotográfico.




Li Su desde su aguda mirada nos intimida y nos hace íntimos de su cosmografía osuna, de esa sexualidad y erotismo salvaje, de esa masculinidad que se hace monstruosa  y feroz pero al mismo tiempo tierna, emotiva y dócil como los “Teddy Bear” u osos de peluche que velan los sueños de la infancia y hacen húmedos las dulces quimeras de muchos hombres.



Si quieres conocer el arte de Li Su te invito a visitar su página Web:



Por Félix Esteves

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...