Una pequeña presentación

Los Mínimos y Máximos de Félix Esteves es una casa, un hogar, construido con amor, esfuerzo, dedicación y hasta con aburrimiento. Tiene muchas puertas donde todos pueden entrar. Tiene muchas habitaciones, donde de seguro en algunas podrás sentirte cómodo, y en otras, tal vez contrariado y hasta… por qué no… molesto. Sin embargo su propósito no es agradar ni molestar, no es ganar amigos ni enemigos… de todas maneras ambos son bienvenidos; su fin es mostrar y demostrar lo variopinto de una mirada, la pluralidad de una cosmogonía a través de mi “micromundo”, de lo exterior visto y sentido desde mi interioridad… es un grito contra la discriminación, es un arrullo de amor a la diversidad, es mi tarjeta de presentación como ser humano, como hombre, como gay y miembro de la comunidad LGBT... tal vez es algo más… no lo sé… aún lo estoy averiguando.

Félix Esteves

Amigos de Los Mínimos y Máximos

viernes, 12 de agosto de 2011

EL ARTE QUE AMO: "AMANECER CON MONSTRUOS MARINOS" DE J. M. W. TURNER.

"Amanecer con monstruos marinos". 1845
No soy muy amante del paisaje pero me parece inspirador el trabajo de Joseph M. William Turner. El gran pintor inglés fue un pintor principalmente, por no decir únicamente, de batallas ultramarinas y paisajes ingleses. No obstante en su obra pictórica de mediados de 1840, él abandonó las escenas épicas de batallas y paisajes de su amada Inglaterra para centrarse en las cuestiones elementales: la luz, el clima, el agua, la niebla, el aire y la bruma.


"Lluvia, vapor y velocidad". 1844
 De allí es que desde entonces persigo, admiro y percibo la gran belleza de Joseph M. William Turner, ya para 1844 se había adueñado y apoderado de la luz, el color y el movimiento, y nos obsequio una de sus mejores  obras maestras  "Lluvia, vapor y velocidad" que es sin duda alguna la primera anticipación o adelanto del singular  movimiento Impresionista y el inigualable Futurismo, no obstante mi delirio, pasión  y admiración por J. M. W. Turner crecen profundamente  cuando observo y me deleito con su pintura  "Amanecer con monstruos marinos" de 1845.

En esta pieza de arte Turner sugiere un tema fantástico, sin embargo no es una pintura donde aparecen monstruos mitológicos ni de otra especie animal o fantástica. El nombre “monstruos marinos” es simplemente una alusión simbólica a las vicisitudes del hombre frente a la inmensidad de la naturaleza y su incontenible poderío. La titulación ambigua es una interrogante estética que abre múltiples lecturas o respuestas que el espectador solo puede responder según su estado de ánimo o a su propio sentido poético.

Turner nos plasma bajo un cielo vago, indefinido y confuso, que se vuelve amarillo al aproximarse al horizonte, un mar abierto en pleno estremecimiento donde se reflejan las tonalidades amarillentas del cielo, mostrando diferentes matices marrones, naranjas y blancas envolviendo el conjunto. Del mar parecieran salir dos cabezas monstruosas que impresionan al espectador. La anarquía se apropia de la composición, originando bellamente una obra cargada de los efectos atmosféricos que tanto amaba y obsesionaban al artista.

Detalle: los supuestos monstruos
La rapidez y desenvoltura técnica alcanza en este cuadro un paroxismo, una exaltación extrema de los afectos, de los sentidos y las pasiones, los efectos atmosféricos del paisaje ya no son una realidad, son simplemente una figuración del sentimiento humano. El artista distribuye enérgicamente el oleo sobre el lienzo con la ligereza de la acuarela. En su color, Turner, densa el paisaje haciéndolo más vibrante, conteniendo casi en toda su totalidad los registros de la luz.


Joseph Mallord William Turner
1775-1851
 El pintor Joseph Mallord William Turner nacido en Londres en 1775 y que fallece en 1851, nos deja un impresionante legado de pinturas históricas, paisajisticas y marinas que se pueden apreciar en todo su esplendor en la Tate Gallery de Londres, pero su “Amanecer con monstruos marinos” junto con “Lluvia, vapor y velocidad” son en realidad sus obras más importantes y se unen indiscutiblemente a los movimientos de vanguardia que cambiarían la visión del hombre y del arte. Estas verdaderas obras maestras de la pintura y que constituyen unos documentos historicos invaluables en la Historia del Arte se unen a la  Modernidad a pesar que medie entre ellas y el Impresionismo más de 30 años.

Por Félix Esteves

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...