Una pequeña presentación

Los Mínimos y Máximos de Félix Esteves es una casa, un hogar, construido con amor, esfuerzo, dedicación y hasta con aburrimiento. Tiene muchas puertas donde todos pueden entrar. Tiene muchas habitaciones, donde de seguro en algunas podrás sentirte cómodo, y en otras, tal vez contrariado y hasta… por qué no… molesto. Sin embargo su propósito no es agradar ni molestar, no es ganar amigos ni enemigos… de todas maneras ambos son bienvenidos; su fin es mostrar y demostrar lo variopinto de una mirada, la pluralidad de una cosmogonía a través de mi “micromundo”, de lo exterior visto y sentido desde mi interioridad… es un grito contra la discriminación, es un arrullo de amor a la diversidad, es mi tarjeta de presentación como ser humano, como hombre, como gay y miembro de la comunidad LGBT... tal vez es algo más… no lo sé… aún lo estoy averiguando.

Félix Esteves

Amigos de Los Mínimos y Máximos

sábado, 23 de abril de 2011

LAS REVISTAS BEEFCAKE: el desahogo de muchos y el placer de otros.

Beefcake es un término que significa pastel de carne, sin embargo durante o entre los años 1930 y 1960 se le asigno este nominativo a las revistas de contenido homoerótico donde se mostraban fotografías de hombres jóvenes, atléticos y musculosos. Estas revistas supuestamente estaban destinadas a promover el ejercicio, el fisicoculturismo y la buena salud, no obstante en realidad eran publicaciones periódicas destinadas al público gay  y que debido al conservadurismo y al ambiente homofóbico de la época  se disfrazaban de revistas de fitness ya que durante mucho tiempo la censura no permitía   el erotismo homosexual y mucho menos la pornografía gay.




Las publicaciones o revistas beefcake eran a menudo la única salida que podían dar a su sexualidad los homosexuales de armario. Estas revistas eran vendidas en quioscos, librerías y farmacias, y aunque eran producidas exclusivamente para Estados Unidos y Canadá, muchas cruzaron fronteras y el Caribe llegando a los países  de habla hispana.



Los beefcake eran exclusivamente para el consumo del cuerpo masculino como objeto sexual -  buscarle otro objetivo sería completamente ridículo e hipócrita – y aunque se originaron en los años 30 del siglo pasado, se convirtió en todo un gran negocio tras la Segunda Guerra Mundial. Quizás también podemos conseguir sus orígenes en las revistas de cine donde se mostraban a los hermosos aspirantes de actor en bañador, sin embargo este concepto ya se había utilizado con Rodolfo Valentino y Ramón Novarro, quienes fueron los primeros en mostrar sus torsos en el cine. En los años 30 esta tendencia continúa con actores como Buster Crabbe y Johnny Weissmuller, pero es realmente a finales de los 40 que se produce el auge de los beefcake.  Pero los beefcake del cine los dejaremos para otro día, pues es mucha tela para cortar y este artículo solo analizaremos o estudiaremos el caso de “Los Pastelitos de Carne” de Revistas.




El pionero de las publicaciones beefcake es Bob Mizer que trabajo en Athletic Model Guild, y que produjo Physique Pictorial, la primera revista de desnudos dedicados exclusivamente al cuerpo masculino. En los años sesenta el velo o disfraz que pretendía de que eran revistas de fitness se fue retirando ya que los controles de la censura se redujeron y al final de la década cuando la pornografía se convirtió en legal el mercado de las revistas beefcake decayó. Entre las revistas de este estilo estaban de The Young Physique y Male Figures. Esta revista era vendida en todos los puestos de periódicos o quioscos y en todo el territorio norteamericano siendo estas publicaciones las que le dieron a los jóvenes gay su primer contacto con el mundo homoerótico.




En la década de los 80 y la siguiente las revistas beefcake tuvieron un resurgimiento obligado al creciente interés por la cultura masculina de gimnasio y por la fuerte nostalgia que representaron los años de postguerra. Men’s Workout, Exercise for Men Only, Men´s Exercise, Men´s Fitness y Men’s Health son algunos de los títulos y que además se editan tambien español, y aunque estas revistas contienen más textos que los originales beefcake, mucha de las imágenes mostradas suelen ser muy parecidas a las otrora fotos de Bob Mizer, James Bidgood, Bruce of Los Angeles y Alan B. Stone o pintores como George Quaintance que fueron los pioneros artistas de “Los Pastelitos de Carne”.  Igualmente estas nuevas revistas están cargadas de una fuerte connotación homoerótica y siguen sirviendo a aquellos homosexuales de hoy día que no se deciden todavía salir del armario.


Por Félix Esteves

2 comentarios:

  1. me encanto es size lo vere de ves en cuando..muy bueno..saludos

    ResponderEliminar
  2. Funny fruitcakes but hot. I miss when it was ok to make fun of them + Real men would bash their skulls in!! bring back the 1950s, 1980s to 1997, it all went downhill from there! Ducking pansies! now all men are offended, crying fa/g/gots!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...