Una pequeña presentación

Los Mínimos y Máximos de Félix Esteves es una casa, un hogar, construido con amor, esfuerzo, dedicación y hasta con aburrimiento. Tiene muchas puertas donde todos pueden entrar. Tiene muchas habitaciones, donde de seguro en algunas podrás sentirte cómodo, y en otras, tal vez contrariado y hasta… por qué no… molesto. Sin embargo su propósito no es agradar ni molestar, no es ganar amigos ni enemigos… de todas maneras ambos son bienvenidos; su fin es mostrar y demostrar lo variopinto de una mirada, la pluralidad de una cosmogonía a través de mi “micromundo”, de lo exterior visto y sentido desde mi interioridad… es un grito contra la discriminación, es un arrullo de amor a la diversidad, es mi tarjeta de presentación como ser humano, como hombre, como gay y miembro de la comunidad LGBT... tal vez es algo más… no lo sé… aún lo estoy averiguando.

Félix Esteves

Amigos de Los Mínimos y Máximos

jueves, 14 de abril de 2011

PROSA POÉTICA AL NÚMERO CERO. Por Eduardo Fabio Asis.

Que misión extraña,  que profunda ingeniería de la nada,  lleva algún día a los torpes humanos, a concebir un número tan raro, tan nadie y tan ninguno, como el número cero.

Será quizás porque cero veces he sido amado de veras,  habiendo creído falsamente noventa y nueve, pero el cero tiene un misterio íntimo, una connotación entrañable, en su hermoso decir que no dice. Acaso los demás números cuentan nuestros anhelos, matematizan nuestros deseos, indagan en nuestras intenciones que siempre resultan fallidas.  En cambio,  no hay humano alguno que haya sido engañado alguna vez por el número cero.  Yo con él cuento mi realidad, con los otros enumero mis fantasías.

Intuyo que el cero contiene la música primordial anterior al tiempo. Y no quiero creerlo, pero quizás, la muerte sea el ocaso del uno al nueve, y sea para siempre, el reino indiscutido del cero. Dios dirá, en quien creo novecientas noventa y nueve veces, pero con un amor profundo por los que dicen,  creo cero.  Este escrito pudo quedar en la intimidad de lo que nunca fue escrito, acaso sea leído cero vez, y en eso, a pesar de las limitaciones, roza lo ilimitado, lo eterno…   lo cero. Vaya para ese número que no enumera, mi auténtica admiración por quienes lo crearon. Haber creado el cero, para los humanos,  debió ser parecido a concebir un hombre desnudo de hombre, desnudo de si mismo,  o un universo que no fue, ni es, ni será.  Y un estremecimiento muy hondo, debió sentir su autor, que por alguna razón,  quizás prefirió no haber existido nunca. En mi ignorante superstición,  imagino que el cero fue imaginado por primera vez,  por una mujer hermosa,  excitada y sola,  en una isla abandonada.   Aves de rapiña comieron su cuerpo y llevaron la buena nueva a los solitarios marineros….que la desearon y ya nunca, nunca, nunca,  cero veces, pudieron poseerla.

Por Eduardo Fabio Asis.

Sobre Eduardo Fabio Asis.
Eduardo Favio Asis es un escritor argentino de esos muchos que recorren y escriben en la red, sin embargo el talento de Eduardo no puede pasar desapercibido como pasa en la mayoría de los casos, y es que el trabajo poético y en prosa de este singular escritor esta lleno de sapiencia, y es que Eduardo Favio Asis no escribe por escribir cualquier cosa, cuando le leemos aprendemos y es un aprendizaje de esos que son capaces de conmover, perturbar, inquietar y emocionar. En cada verso, en cada linea encontramos alguna pregunta, alguna respuesta que nos hace discernir, recapacitar, entender, y hasta nos hace dudar, o mejor dicho, nos toca y trastoca.
El texto de Eduardo Fabio nos refiere en cierto modo al trasfondo pesimista inherente al hombre de hoy y a su creencia que su existencia sobre la tierra no conduce a nada, tal como lo describe el poeta italiano Giacomo Leopardi: "Il genere umano non crederà mai né di non saper nulla, né di non essere nulla, né di non aver nulla a sperare.(1) Así que el cero se convierte en agente nulo y no decuplica, porque la mirada del hombre y su tristeza contemporánea lo ve de esta manera, de tal modo que la libertad que pregonaba Jean Paul Sastre que era inherente al hombre desde su nacimiento se hace incierta porque somos los carceleros de nuestros sueños y los prisioneros de nuestro pesimismo: El Cero entonces es el Vacio en que estamos inmersos. Sólo somos nosotros mismos capaces de convertir ese cero imperfecto, ese vacio, en un nada esencial o un nada activo, tal como creían los indios (Shunya), donde el nada activo era el comienzo de la existencia.
"Prosa Poética al Número Cero" es un trabajo exquisito, con construcciones literarias hermosas, que nos remiten al simbolismo de Baudeliere mezclado con el existencialismo y pesimismo de leopardi. Eduardo Favio Asis nos regala de esta manera el eterno conflicto de apetencia-aversión del hombre con su propia y mal querida existencia.

(1)El género humano no creerá nunca no saber nada, no ser nada, no poder llegar a alcanzar nada.” Giacomo Leopardi. DIALOGO di  TRISTANO e di un AMICO. http://www.leopardi.it/operette_morali24.php


1 comentario:

  1. me comtaron ke la persona ke creo este sitio es gay!!!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...