Una pequeña presentación

Los Mínimos y Máximos de Félix Esteves es una casa, un hogar, construido con amor, esfuerzo, dedicación y hasta con aburrimiento. Tiene muchas puertas donde todos pueden entrar. Tiene muchas habitaciones, donde de seguro en algunas podrás sentirte cómodo, y en otras, tal vez contrariado y hasta… por qué no… molesto. Sin embargo su propósito no es agradar ni molestar, no es ganar amigos ni enemigos… de todas maneras ambos son bienvenidos; su fin es mostrar y demostrar lo variopinto de una mirada, la pluralidad de una cosmogonía a través de mi “micromundo”, de lo exterior visto y sentido desde mi interioridad… es un grito contra la discriminación, es un arrullo de amor a la diversidad, es mi tarjeta de presentación como ser humano, como hombre, como gay y miembro de la comunidad LGBT... tal vez es algo más… no lo sé… aún lo estoy averiguando.

Félix Esteves

Amigos de Los Mínimos y Máximos

miércoles, 1 de junio de 2011

ANGELITOS NEGROS DE ANDRÉS ELOY BLANCO. A propósito de los 56 años de la muerte del poeta.

¡Ah mundo! ¡ La negra Juana,
la mano que le pasó!
Se le murió su negrito,
si señor.


¡A compadrito del alma!
¡Tan sano que estaba el negro!

Yo no le acataba el pliegue,
yo no le miraba el güeso;
como yo me enflaquecía,
lo medía con mi cuerpo
se m'iba poniendo flaco,
como yo m'iba poniendo.
Se me murió mi negrito
Dios lo tendría dispuesto.
Ya lo tendrá colocao
como angelito del cielo.


Desengáñese comadre,
que no hay angelitos negros.


Pintor de santos de alcoba,
pintor sin tierra en el pecho,
que cuando pintas tus santos
no te acuerdas de tu pueblo,
que cuando pintas tus Vírgenes
pintas angelitos bellos,
pero nunca te acordaste
de pintar un ángel negro.


Pintor nacido en mi tierra,
con el pincel extranjero
pintor que sigues el rumbo
de tantos pintores viejos,
aunque la Virgen sea blanca,
¡píntame angelitos negros!
No hay un pintor que pintara
angelitos de mi pueblo.

Yo quiero angelitos blancos,
con angelitos morenos
y ángel de buena familia
no basta para mi cielo.


Si queda un pintor de santos,
si queda un pintor de cielos,
que haga el cielo de mi tierra
con los tonos de mi pueblo;
con sus ángeles catires
con sus angelitos blancos,
con sus ángeles morenos,
con sus ángeles indios,
con sus ángeles negros,
que vayan comiendo mango
por las barriadas del cielo.


Si al cielo voy algún día,
tengo que hallarte en el cielo,
angelitico del diablo,
serafín cucurusero.


Si sabes pintar tu tierra,
así has de pintar tu cielo,
con su sol que tuesta blancos,
con su sol que suda negros.
porque para eso lo tienes
calientico y de los buenos.
Aunque la Virgen sea blanca,
píntame angelitos negros.


No hay una iglesia de rumbo,
no hay una iglesia de pueblo,
donde hayan dejando entrar,
al cuadro angelitos negros
y entonces ¿dónde van,
ángeles de mi pueblo,
zamuritos de Guaribe,
torditos de Barlovento.


Pintor que pintas tu tierra
sí quieres pintar tu cielo
cuando pintes angelitos
acuérdate de tu pueblo,
y al lado del ángel rubio
y junto al ángel trigueño
aunque la Virgen sea blanca
¡Pintame angelitos negros!



ANDRÉS ELOY BLANCO.

Poeta venezolano nacido en la costera ciudad de Cumaná, capital del estado Sucre en 1896. Se graduó en Derecho en 1918 cuando ya había publicado sus primeros versos. 

Desde muy joven se dedicó a la actividad política, su otra pasión, oponiéndose al régimen dictatorial que ostentaba el poder, razón que lo llevó a permanecer en el exilio por mucho tiempo.


Fue además ensayista y dramaturgo. Su consagración definitiva la logró cuando ganó el Concurso Hispanoamericano de Poesía auspiciado por la Real Academia Española en 1922. Su estadía en la Madre Patria lo llevo a codearse con los grandes poetas de habla hispana y se dejo influir por las vanguardias de entonces. 

Su obra está editada en diversos libros, entre los que se destacan: «Giraluna», «El Huerto de la Epopeya», «Navegación de Altura», «La Aeroplana Clueca», «Vargas», «Tierras que me oyeron», y «Albacea de la Angustia». 

Andrés Eloy Blanco muere trágicamente en un accidente de transito en Ciudad de México en 1955.


Sobre "Angelitos Negros".

Este poema es considerado como un himno en contra de la discriminación racial. El hermoso poema se incluyó en una obra póstuma (1959) titulada La Juanbimbada, que recoge muchas poesías dispersas de distintas épocas de su vida.

“Angelitos Negros” se hizo muy conocido en todo el mundo de lengua española a través de un bolero cuya música pertenece al actor y compositor mexicano Manuel Álvarez Maciste, interpretado inicialmente por el actor y cantante mexicano, y fue especialmente popular en España además de América Latina.

En su adaptación al ritmo de bolero, se tuvo que reducir la extensión de la poesía quitándole el diálogo inicial para hacerla más apropiada a la longitud de la obra musical. Y aunque mucha gente recuerda la canción en todo el mundo, muy pocos saben que estaba basada en un poema del insigne poeta venezolano Andrés Eloy Blanco.

Son muchos los cantantes que han versionado el poema-canción, entre ellos tenemos el dúo uruguayo “Los Olimareños” pero en forma de joropo, así mismo, tenemos una excelente versión de las cantantes norteamericanas Eartha Kitty (la Gatubela negra de Batman) y Roberta Flack, ésta última con una canción incluida en su álbum de 1969, First Take.

Por Félix Esteves



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...