Una pequeña presentación

Los Mínimos y Máximos de Félix Esteves es una casa, un hogar, construido con amor, esfuerzo, dedicación y hasta con aburrimiento. Tiene muchas puertas donde todos pueden entrar. Tiene muchas habitaciones, donde de seguro en algunas podrás sentirte cómodo, y en otras, tal vez contrariado y hasta… por qué no… molesto. Sin embargo su propósito no es agradar ni molestar, no es ganar amigos ni enemigos… de todas maneras ambos son bienvenidos; su fin es mostrar y demostrar lo variopinto de una mirada, la pluralidad de una cosmogonía a través de mi “micromundo”, de lo exterior visto y sentido desde mi interioridad… es un grito contra la discriminación, es un arrullo de amor a la diversidad, es mi tarjeta de presentación como ser humano, como hombre, como gay y miembro de la comunidad LGBT... tal vez es algo más… no lo sé… aún lo estoy averiguando.

Félix Esteves

Amigos de Los Mínimos y Máximos

viernes, 1 de julio de 2011

HENRY VELANDIA Y JOSH VANDIVER: el triunfo del Amor... contra la Discriminación y la Homofobia.

Henry Velandia y Josh Vandiver.
El matrimonio conformado por estos jóvenes se han tenido que
enfrentar contra la discriminación y la homofobia de la Ley DOMA.

El miércoles 29 de junio las autoridades federales suspendieron el proceso de deportación de un joven inmigrante venezolano, que reside en Nueva Jersey, y quien está legalmente casado con un ciudadano estadounidense. Henry Velandia, instructor de baile, de 27 años, quién llegó a Estados Unidos de Norteamérica  en el 2002  se casó con Josh Vandiver en Connecticut el año pasado, y enfrentaba la deportación, ya que se le había negado la residencia legal, debido a que las leyes federales sólo permite a una persona pedir la residencia para su esposo o esposa, siempre y cuando no sea de un matrimonio heterosexual.

La decisión de suspender la terrible deportación ocurre en momentos en que el gobierno federal ha puesto en efecto nueva leyes más flexibles sobre la deportación y en tiempos en que los grupos en defensa de los derechos de la comunidad GLBT están luchando porque los matrimonios de personas del mismo sexo sean aprobados y reconocidos a nivel federal.

El caso de Henry Velandia ha sido seguido con mucho cuidado por los activistas gay y los abogados de inmigración, ya que el mismo pone a prueba la posición del gobierno federal en relación al "Acta de Defensa del Matrimonio" (DOMA), una ley federal que prohíbe al gobierno reconocer las uniones del mismo sexo.

Josh y Henry en el día de su unión matrimonial
Los activistas, tanto de la población gay como loes defensores de los derechos humanos, esperan que el caso de Velandia ayude a otras parejas gay en la misma situación, y que las autoridades federales suspendan todas las deportaciones que involucren a matrimonios del mismo sexo, hasta que se tome una decisión judicial que determine si el "Acta de Defensa del Matrimonio" es constitucional. En la actualidad, el gobierno de Obama ha catalogado esa ley federal como inconstitucional y ha señalado que no la defenderá en la corte, aunque ha indicado que seguirá respetándola.

Henry Velandia  declaro para AOL News: “Uno viene aquí y espera obtener una vida mejor. He trabajado muy duro en este país. Finalmente me doy cuenta que soy feliz aquí y me encanta, pero de repente sopla y todas las esperanzas se caen. Es como una bofetada.”

Velandia aplicó para una green card o visa de residencia pero ésta se le negó. Aunque Velandia ingresó legalmente al país de Washington, Benjamín Franklin y Martin Luther King, sin querer, dejó que su lapso de condición de visitante se venciera, haciéndole inelegible para la visa, según la declaración del abogado de la pareja Velandia-Vandiver, Lavi Soloway.

Lo más seguro es que si Henry Velandia se hubiese casado con una mujer sería muy probable que el gobierno federal le otorgara la visa de residente, claramente estamos en un caso de discriminación sexual y un atropello a los derechos humanos de los homosexuales.

En un anterior comunicado el organismo encargado en los EE.UU. de Inmigración y Aduanas, ICE, confirmó que Velandia se enfrentaba a las audiencias de deportación, pero dijeron que no podían hacer comentarios sobre el caso pendiente. Josh Vandiver, esposo de Henry, dijo que siente que ha sido tratado como un ciudadano de segunda clase en su propio país. "Es discriminatorio para mí, como ciudadano de los EE.UU. que no puede tener con éxito la petición para la residencia de mi esposo"… "Es una injusticia hacia mí y hacia los americanos como yo".

Velandia, quien llegó a Estados Unidos en el 2002, dijo que se ha establecido en el país y no quiere moverse. "Empecé desde cero en este país - un nuevo lenguaje, nueva cultura", declaro al Daily  Princetonian. Henry Velandia comenzó su propia escuela de danza en Princeton, llamado HotSalsaHot. Asimismo El instructor de baile, dijo que esperaba hacer pública su historia, ya que sería de mucha ayuda a otras parejas gay en la misma posición.

"Como un hombre gay tengo que defender mis creencias y más aún cuando hay otras parejas por allí en la misma situación. Luchamos por ellos también", dijo a AOL News. En otra oportunidad  Velandia declaró: “No me puedo imaginar separado de Josh y  mi mundo se esta desmoronando. Estamos enamorados”

La pareja Velandia-Vandiver está haciendo mucho ruido contra la Ley de Defensa del Matrimonio, y han creado una página en Facebook, "salvar nuestro matrimonio - detener la deportación de Henry Velandia," para apoyar su causa.

Gracias a Dios y a la lucha de estos jóvenes gays y de toda la comunidad GLBT y de los defensores de los derechos humanos se suspendió la tan terrible deportación que separaría a esta pareja de hombres que viven en el más puro amor.

Páginas de apoyo para Henry y Josh, y a otras parejas en la misma situación:

Por Félix Esteves

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...