Una pequeña presentación

Los Mínimos y Máximos de Félix Esteves es una casa, un hogar, construido con amor, esfuerzo, dedicación y hasta con aburrimiento. Tiene muchas puertas donde todos pueden entrar. Tiene muchas habitaciones, donde de seguro en algunas podrás sentirte cómodo, y en otras, tal vez contrariado y hasta… por qué no… molesto. Sin embargo su propósito no es agradar ni molestar, no es ganar amigos ni enemigos… de todas maneras ambos son bienvenidos; su fin es mostrar y demostrar lo variopinto de una mirada, la pluralidad de una cosmogonía a través de mi “micromundo”, de lo exterior visto y sentido desde mi interioridad… es un grito contra la discriminación, es un arrullo de amor a la diversidad, es mi tarjeta de presentación como ser humano, como hombre, como gay y miembro de la comunidad LGBT... tal vez es algo más… no lo sé… aún lo estoy averiguando.

Félix Esteves

Amigos de Los Mínimos y Máximos

miércoles, 25 de mayo de 2011

EL AMOR BÍBLICO DE DAVID Y JONATÁN

David y Jonatán.
Cima da Conegliano, 1505.

 “¡Jonatán, hermano mío, por ti tengo herido el corazón, pues te quería tanto! Tu amor era para mí más dulce que el amor de las mujeres”. 
Segundo Libro de Samuel  Capítulo 1, versículo 26.

Estas hermosas palabras de amor fueron pronunciadas por el bíblico rey de Israel David, aquel mismo que con una honda derribo al gigante guerrero filisteo Goliat, cuando asistió a los funerales de su “amigo” Jonatán que fue asesinado en combate.

En la sociedad ultra-homofóbica israelita del siglo XI antes de Cristo el rey David rompió con todos los parámetros al declarar de esa forma su amor por otro hombre además que quedo constancia de ese amor homoerótico en el libro más sagrado de la cultura occidental.

Algunos estudiosos ortodoxos  y fundamentalistas cristianos han tratado de suavizar estas palabras tratando de borrar de la biblia el carácter homoerótico de esta historia, pero, aún así la frase continua siendo muy reveladora y por mucho que los traductores la disfracen su contenido sigue siendo fuertemente gay.

Los Príncipes bíblicos David y Jonatán.
Manuscrito francés de 1300.
Y es que estas singulares palabras no están aisladas ni en la Biblia ni en la historia de Israel, sino que es el resultado de una larga, intensa y hermosa fábula.  Jonatán era el hijo mayor del rey Saúl, y por lo tanto tenía el derecho a la sucesión en el trono. Pero su amor por David fue tan grande que le cedió su derecho al trono.
Los teólogos que defienden el punto de vista homoerótico han propuesto una hipótesis diferente a los fundamentalistas que dicen que solamente fue una demostración de amor entre amigos que se querían como hermanos, el teólogo Halleslewen, a favor de la hipótesis gay, señaló:

“No será fácil que esta interpretación se abra espacio pese a que está bien razonada. Y no lo será porque, en la medida que se acepte como verdadera, el tema bíblico de la homosexualidad daría un vuelco total. David es uno de los personajes que, a lo largo de los siglos, ha cautivado más. Su casi segura relación  homosexual con Jonatán alteraría todos los parámetros para juzgar dicho fenómeno desde un punto de vista bíblico. David permitiría ver la homosexualidad inserta en una persona integral, muy amada y muy amante de Dios, y arrojaría luces para nuevos enfoques  teológicos. Pero estoy seguro que llegará el día en que esta tesis se abrirá paso...”.  (1)

La Biblia no niega o acepta nada sobre los amores de David y Jonathan, son los estudiosos, traductores, exegetas y transcriptores quienes hacen eso, y como la mayoría de ellos son homofóbicos, han tratado de desaparecer parte de la historia o sino disimularla.  Los siguiente textos bíblicos pueden esclarecer ciertas dudas:

David y Jonatán descubiertos por el Rey Saúl.
Anónimo alemán del siglo XIX.
Primer Libro de Samuel, Capítulo 18, versículos 1 – 4:

“Cuando David terminó de hablar, el corazón de Jonatán sintió afecto por David, y desde ese día, Jonatán amó a David tanto como a sí mismo. Ese día Saúl alojó a David en su casa y no dejó que volviera donde su padre. Jonatán por su parte hizo un pacto con David porque lo amaba como a sí mismo. Jonatán se quitó el manto que llevaba puesto y se lo dio a David junto con su traje, su espada, su casco y su cinturón.”

Aquí vemos claramente que el despertar amoroso entre David y Jonatán fue a primera vista, en la misma Biblia se habla de la hermosura de David: “Era rubio, de hermosos ojos y de buen parecer” (Primer Libro de Samuel 16:12). De Jonatán se dice poco, solo que era un aguerrido y valiente soldado hijo del Rey Saúl.

Jonatán agradeciendo a David después de matar a Goliat.
Gottfried Bernhard Göz,  siglo XVIII
Primer Libro de Samuel, Capitulo 20, versículo 31:

“Entonces se encendió la ira de Saúl contra Jonatán, y le dijo: Hijo de la perversa y rebelde, ¿acaso no sé yo que tú has elegido al hijo de Isaí para confusión tuya, y para confusión de la vergüenza de tu madre?”

Saúl parece comprender en este momento la relación sentimental entre David y Jonatán y le amonesta e insulta diciéndole “para vergüenza tuya y vergüenza de tu madre” sugiriendo que efectivamente hay algo más entre ellos que una simple amistad. Esta expresión se usa a menudo en el Antiguo Testamento en situaciones sexuales.

Jonatán y Goliat.
Estampa inglesa (XIX ?)
Primer Libro de Samuel, Capítulo 20, versículos 41 y 42:

…“se levantó David del lado del sur, y se inclinó tres veces postrándose hasta la tierra; y besándose el uno al otro, lloraron el uno con el otro; y David lloró más. Y Jonatán dijo a David: Vete en paz, porque ambos hemos jurado por el nombre de Jehová, diciendo: Jehová esté entre tú y yo, entre tu descendencia y mi descendencia, para siempre. Y él se levantó y se fue; y Jonatán entró en la ciudad.”

Aquí en estos versículos vemos hasta donde llega el amor de David y Jonatán que después de besarse y llorar por su amor imposible se juran lealtad ante Jehová y sus descendencias.

Como vemos la relación de David y Jonatán no se trata de una simple y extraordinaria amistad, como las iglesias o religiones cristianas fundamentalistas lo quieren hacer ver,  la relación de estos hombres bíblicos es de profundo amor,  de lealtad y de atracción sexual. Las religiones organizadas no lo quieren ver así porque eso significaría aceptar la homosexualidad desde la perspectiva bíblica, y aún más, desde la vida de Cristo, pues este es descendente de David “el ungido de Dios.” Esta historia demuestra lo que ya sabíamos, la homosexualidad es tan antigua como la misma palabra de Dios, la Biblia, además que demuestra que la integridad y la espiritualidad pueden existir entre todas las personas sin importar su género y su preferencia sexual.

David y Jonatán.
Pierre y Gilles
El Arte ha dejado hermosas obras donde se pueden disfrutar del amor homoerótico de estos personajes que han sobrevivido a la homofobia reinante durante toda la historia, el amor sea cual sea su forma ha demostrado ser fuerte y siempre triunfa ante las adversidades,  aquí les dejo entre los parrafos de este escrito algunas imágenes que adornan y refuerzan lo escrito.

1 comentario:

  1. El amor nace de lo más profundo del corazón, de lo más noble del espíritu. El amor es lo màs puro, sin distinción. Nada tiene que ver con el cuerpo,ni con la fisiología ni con la química, por eso nada tiene que ver con el sexo ni con la genitalidad. O se ama, o no se ama. Quien ama,no habla; quien habla, no ama.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...