Una pequeña presentación

Los Mínimos y Máximos de Félix Esteves es una casa, un hogar, construido con amor, esfuerzo, dedicación y hasta con aburrimiento. Tiene muchas puertas donde todos pueden entrar. Tiene muchas habitaciones, donde de seguro en algunas podrás sentirte cómodo, y en otras, tal vez contrariado y hasta… por qué no… molesto. Sin embargo su propósito no es agradar ni molestar, no es ganar amigos ni enemigos… de todas maneras ambos son bienvenidos; su fin es mostrar y demostrar lo variopinto de una mirada, la pluralidad de una cosmogonía a través de mi “micromundo”, de lo exterior visto y sentido desde mi interioridad… es un grito contra la discriminación, es un arrullo de amor a la diversidad, es mi tarjeta de presentación como ser humano, como hombre, como gay y miembro de la comunidad LGBT... tal vez es algo más… no lo sé… aún lo estoy averiguando.

Félix Esteves

Amigos de Los Mínimos y Máximos

martes, 7 de diciembre de 2010

EL HOMBRE FRENTE AL ESPEJO O EL ADONIS POSTMODERNO. El Complejo de Adonis y la Vigorexia.

Existe una fuerte tendencia en los medios de comunicación de masas a inculcar al público el deseo del cuerpo ideal. En los últimos años se ha desarrollado un culto excesivo por la idealización de la estética o la belleza masculina. Ya no sólo son las mujeres, los hombres ahora también son mostrados como objetos sexuales o de deseos en las revistas, anuncios de calle, publicidades televisivas o en el cine. Esto ha generado una enorme presión y hoy día vemos más casos de desordenes alimenticios y psicológicos en los hombres, que sienten la necesidad de parecerse cada vez más al ideal de la belleza masculina.

Hace más de veinte años se tenía la idea preconcebida que los hombres no se preocupaban por su aspecto físico y que por lo tanto eran menos propensos a sufrir de trastornos alimenticios y psicológicos como la anorexia nerviosa o la bulimia. Las estadísticas hoy día hablan que casi el 20% de las personas que parecen estos trastornos son hombres. Estos “nuevos” padecimientos en los hombres, a diferencia de las mujeres que siempre se quieren ver muy delgadas, tienden a fortalecer y aumentar su masa muscular al extremo y se llama Vigorexia, pero este trastorno va más allá y cuando ataca la parte del arreglo personal llevándolo a la obsesión se le llama el Complejo de Adonis.

Las estadísticas también demuestran que los hombres que ansían la perfección física recurren a sustancias no naturales, hábitos alimenticios nocivos, cirugías plásticas como implantes de cabellos, liftings faciales, liposucciones o lipoesculturas, implantes para aumentar pantorrillas, glúteos, pectorales, o para marcas los deseados “chocolaticos” del abdomen, y hasta llegan a realizarse cirugías que van dirigidas al alargamiento o aumento del tamaño del pene.

El Complejo de Adonis es un trastorno psicológico que se desarrolla principalmente en hombres con una autoestima muy baja y con problemas personales, y tratan de controlar su autoestima por medio de cambiar su aspecto físico mediante el ejercicio extremo, la excesiva alimentación proteica y la utilización de esteroides u hormonas de crecimiento, como también pasan horas y horas en el gimnasio, frente al espejo arreglándose el cabello, limpiándose el cutis, echándose cremas, se cepillan los dientes 10 veces al día y gastan sumas importantes de dinero en el guardarropa y todo lo referente al arreglo personal.

Lo peor de todo esto es que como la mayoría de los trastornos de este tipo aún siguen considerándose inherentes al sexo femenino, además, que los pacientes masculinos que padecen estas enfermedades tienen problemas en reconocer que sufren de Vigorexia o del Complejo de Adonis, su reconocimiento médico como su cura o tratamiento se hacen más difícil. Por lo general este tipo de problemas se trata con terapias de grupos en la que la mayoría son mujeres y el hombre se siente más cohibido de exteriorizar su problema.

No podemos negar que todos queremos ser perfectos y parecernos al ideal de belleza impuesto por esta sociedad de consumo, o por lo menos llegar a ser apetecibles a los ojos o deseos del objeto de nuestros afectos, pero tenemos que recordar que existe una alimentación y un ejercicio que es más importante que aquella que viene a desarrollar nuestra musculatura o a embellecer nuestro aspecto físico, es cierto es importante vernos bien y saludables, pero creo que el mejor aspecto que puede mostrar un hombre es una personalidad definida, poseer cultura y tener los pies bien puestos sobre la tierra, y eso se consigue desarrollando y alimentando nuestro interior, el alma, la mente y el espíritu.

Por Félix Esteves

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...