Una pequeña presentación

Los Mínimos y Máximos de Félix Esteves es una casa, un hogar, construido con amor, esfuerzo, dedicación y hasta con aburrimiento. Tiene muchas puertas donde todos pueden entrar. Tiene muchas habitaciones, donde de seguro en algunas podrás sentirte cómodo, y en otras, tal vez contrariado y hasta… por qué no… molesto. Sin embargo su propósito no es agradar ni molestar, no es ganar amigos ni enemigos… de todas maneras ambos son bienvenidos; su fin es mostrar y demostrar lo variopinto de una mirada, la pluralidad de una cosmogonía a través de mi “micromundo”, de lo exterior visto y sentido desde mi interioridad… es un grito contra la discriminación, es un arrullo de amor a la diversidad, es mi tarjeta de presentación como ser humano, como hombre, como gay y miembro de la comunidad LGBT... tal vez es algo más… no lo sé… aún lo estoy averiguando.

Félix Esteves

Amigos de Los Mínimos y Máximos

jueves, 2 de diciembre de 2010

BELÉN: del Nacimiento de Jesús a la Cruel Corona de la Intolerancia Religiosa.

El Belén que nos gusta recordar para estas fechas, pero que en la actualidad
dista o difiere mucho de esta bella imagen.
El pequeño pueblo donde nació Jesús es ahora uno de los lugares más conflictivos sobre la tierra y para poder entrar en él se tiene que esperar junto al muro que es una barricada de puro concreto que mide siete metros de altura y además luce coronada por alambres de púas cual cabeza del mismísimo Jesús con su corona de espinas treinta y tres años después que José y María llegaron a Belén.

El Muro de Belén, también llamado "El Muro de la Vergüenza".

En la entrada de la ciudad los soldados israelíes armados examinan los documentos y registran los vehículos. Ningún civil israelí tiene permitido el paso a la ciudad santa al menos que tenga un permiso especial emitido por ordenanza militar y a muy pocos residentes de Belén se les permite salir. El gobierno israelí explica la existencia del muro y de tanta seguridad supuestamente para mantener a los terroristas alejados de Jerusalén.

Panorama de la Belén actual.
Belén esta situada en Cisjordania, a 9.5 kilómetros de Jerusalén, y esta enclavada sobre varias colinas o los montes de Judea y se encuentra administrada desde 1994 según los acuerdos de Oslo cuando fue transferida a la Autoridad Nacional Palestina. En esta ciudad la mayoría de sus pobladores o residentes es musulmana, y tan solo casi un tercio de la ciudad es cristiana, y cada día disminuye esta población pues los cristianos emigran a Europa y a Norteamérica principalmente.

En la cima de la colina central de Belén está la Plaza del Pesebre, una explanada empedrada frente a la Iglesia de la Natividad que parece estar escondida, ya que una gran mezquita le quita protagonismo. La Iglesia de la Natividad es una edificación de piedra, de paredes gruesas y una fachada simple y sin adornos, lleva así ya catorce siglos y esta simplicidad y carestía arquitectónica quizás le ha permitido sobrevivir a la invasión sistemática a lo largo de su historia. La iglesia a soportado conquistas musulmanas, persas, bizantinas, mamelucas, otomanas, británicas, cruzadas, y por supuesto invasiones israelitas.

Iglesia de la Natividad
La Iglesia de la Natividad esta dividida en dos partes, la sección principal está controlada por los ortodoxos griegos. Está diseñada como una basílica romana genérica, con tres naves y un ábside. Aunque en la actualidad se encuentra bastante deteriorada, en su día contó con mosaicos dorados que cubrían las paredes laterales, así como con un suelo de estilo romano que fue cubierto posteriormente. La otra parte anexa pertenece a la iglesia católica romana y fue construida empleando un estilo Gótico renovado, y desde entonces ha sido modernizada aún más de acuerdo con las tendencias litúrgicas surgidas del Concilio Vaticano II. La iglesia tiene infinidad de grutas, en una caverna aprisionada bajo el piso de la parte antigua esta una estrella de plata de catorce puntas donde se cree que nació Jesús.

Belén hoy día, tierra de conflictos y de intolerancia religiosa.
A pesar de que esta tierra fue bendecida por el nacimiento de Jesús, está erosionada por el viento, sin agua y con rocas por doquier, y lo peor de todo está amenazada constantemente por el odio: palestinos humillados por judíos, judíos humillados por los musulmanes, musulmanes odiados por los cristianos, cristianos que no se sienten seguros ni con sus vecinos palestinos ni con sus vecinos judíos. Belén la cuna de Jesús, donde empezó la filosofía del amor entre hermanos, de poner la otra mejilla y el de amar a tu enemigo, sigue siendo a pesar de más de 2000 años después, Tierra de Conflicto, una Tierra Maldita donde todos como el Niño Jesús terminaran al parecer coronados por las crueles espinas de la intolerancia religiosa.

Por Félix Esteves

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...